sábado, 8 de noviembre de 2008

Nancites 15

1. Flecos del Herralde: Iván Thays, desde su moleskine literario, carga las escopetas contra sus detractores y dice que el premio "significa una simpática patadita en el culo a todos los anónimos que desde hace años sentenciaron mi muerte literaria y que me han calificado en blogs-basura de cuarentón fracasado." Es uno de los efectos más visibles de la proliferación de bloggers dedicados a la crítica. Antes, sólo los suplementos de prensa incluían breves recensiones de libros, pero ahora te pueden llegar los tiros desde cualquier página gratuita. No debe ser sencillo prescindir de esos comentarios, fácilmente localizables desde Google y basados más en tirrias personales que en verdaderos argumentos críticos. Ya no son los especialistas en literatura los que se atreven a despotricar o a elogiar un texto: cualquier anónimo ya puede pasar por experto en un tema y dejar constancia por escrito de sus fobias más íntimas. Thays, en sus primeras palabras después del premio, no elude hablar de ellos: ya forman parte del paisaje cotidiano, como las moscas y las hojas secas.


2. Esta pequeña obra de arte que edita Atalanta: Tres novelas en imágenes, de Max Ernst. Un experimento fascinante a partir de grabados y dibujos del autor, fieramente anclados en el surrealismo. Un lenguaje innovador y quizás irrepetible, como corresponde a las ideas grandes y únicas. También en Atalanta, por cierto, han aparecido dos breves joyas raras de Alejo Carpentier como un postre exquisito para este otoño.

3. Hubo una crítica reciente en Babelia a la nóvela póstuma de Guillermo Cabrera Infante, La ninfa inconstante (perdonen la horrible rima.) El título ya era una sorpresiva exageración, merecedora de figurar en una contraportada o una faja de Anagrama: "Una novela genial". Casi nada. Esto aparecía, además, en las dos primeras líneas: "A los suplementos literarios, y no sólo a los españoles, se les critica que "encuentran" una novela genial todas las semanas. Bueno, esta semana es verdad. La ninfa inconstante, de Guillermo Cabrera Infante, es una novela sencillamente genial." La autora de tanta untura era Rosa Pereda. Ahora navego hasta Letras Libres para descubrir la otra cara del asunto: Antonio José Ponte declara sutilmente que, más que una obra póstuma, ésta es una novela prematura. Y pone de relieve lo que a mí siempre me ha hecho recelar de Cabrera Infante, esa pose de stand-up comedian (la expresión también es de Ponte) que se esparce por todas sus páginas, cansinamente. Esta cita del libro como perfecta imagen del comediante: "De todas las comidas del día el desayuno es mi favorita. Favorito que es masculino. Los masculinos son los menos culinos. Culinario." Me siento incapaz de seguir este juego literario. Y también de atisbar el precipicio que hay entre la genialidad y la premura.

4.

La foto de Pablo Hojas a tres autores gruesos. ¡Qué digo autores! Tres personajes puros: Alatriste con su barba recortada, Pantaleón en su madurez infinita, y Deza con la mirada que ya intuye lo que vendrá. Una foto intimidante en su rotunda ficcionalidad. Pero ah, la realidad: basta con que abramos un poco el lente y observemos la segunda foto, con la pareja de ancianos que suben por detrás, indiferentes al trío y ajenos a su empedrado caminar, y el coche de una empresa de mecánica aparcado a la izquierda, que refleja con extraordinaria precisión la raya humilde entre ficción y verdad. Por muy reales que sean los rostros, no hay como un paseo de mañana en Santillana del Mar para reconocer, ahora sí, a Arturo, Mario y Javier.

7 comentarios:

Peruano dijo...

lo que sucede con T&hays, no es tanto que gane o no gane premios, el jurado estuvo conformado por Vila-Matas, a quien Thays le besa el culo cada vez que puede. Pero no es eso, es que él es muy antipático y sumamente prepotente con sus compatriotas, y lameculos con los de afuera, si estos le convienen, claro está. En su programa de tv, que ya se lo quitaron, invitaba solo a sus amigos, y de igual forma critica solo a sus enemigos, que tiene muchos y no por envidia, es pésimo escritor, sino por lo poesado que es. Si lo conocieras, y fueras cholo o alguien no importante para él, ibas a ver que no te miento. Los blpogs basura, como los anónimos, hablan mucho de la verdad.
Él mismo entra a blogs basura, como anónimo o con otro nombre, y dice cada cosa... Igual en su blog, muchos comentarios para autoalabarse, son de él, como anónimo.
Creeme, es muy prepotente con lo0s que no tienen nada, y a los que segun él tienen o le convienen, es un lameculos.

condonumbilical dijo...

1. Intuyo que va del tío de moleskine que ha ganado un premio por algo escrito en papel y va de crack.

2. Puede ser, pero siendo imágenes de 20€ no baja ¿o qué?

3. Ignoro... sólo sé que lo de "precipicio entre genialidad y premura" suena bien, deja que interactúe (que no intertextualice) con ella.

4. Mi escritor favorito que no tengo viste en chandal.

JacoboDeza dijo...

Amigo peruano: ya me doy cuenta de que Thays concentra odios y amores a partes iguales. Si en su blog ya hay decenas de comentaristas con ansias de leer la novela, no hay menos aportes en otros blogs en el mismo sentido que tus palabras: que si es un prepotente, un envidioso o un lameculos. Yo me limitaré a leer su último libro y a seguir leyendo su blog. Si escribe anónimos en blogs basura, o solo invita a sus amigos en su programa, es algo que me interesa más bien poco. Y pienso hacer una crítica lo más objetiva posible de la novela, si eso eso posible.

condonumbilical: prepara 45 euros para Max Ernst (qué digo: ¡para el conde de Siruela!). Gracias por el resto de tus aportes sagaces.

aurelle dijo...

¿Alguien paseando por un pueblo tan hermoso repararía siquiera en esos tres muermos?

Iba a decir "Dios los cría...", pero no, Dios no puede ser tan malvado, si es que existe, claro.

Pérez-Reverte (o sea, tebeos del capitán Trueno y mucho españolismo cañí); Vargas Llosa (o sea, el reaccionario encumbrado por "El País") y ¡Javier Marías!, el infumable, el hiper-muermo. Merías, o sea el vacío, pero engreído. Marías, o sea, la nada, pero en pedantería anonadante.

Uf!!!

Y luego veo por ahí atrás que el exuberante e inteligentísimo De Prada, ese manatial de brillantez, es tratado con displicencia.

Bien, para los gustos se hicieron los colores, pero dejo claro que, para mi personal daltonismo (cada cual gasta el suyo), esos señores son unas auténticas LOSAS literarias de pesadilla.

SALUDOS

JacoboDeza dijo...

Aurelle, ahí queda tu contundencia verbal. Pero ahora sería de gran interés saber qué autores no serían LOSAS para tí. Estoy intrigado.

aurelle dijo...

Cómo no, hombre, con mucho gusto.

Entre los sudamericanos admiro la escritura precisa, contundente, feraz en ideación, boscosa, de Alejo Carpentier; los Cien Años de Soledad de García Márquez, creador nada menos que de una mitología, la de un Continente, algo que a los griegos clásicos costó centurias y generaciones de fabuladores populares y tradición oral. Admiro la elegancia y la sobriedad ejemplares de Jorge luis Borges, e incluso encuentro muchas páginas admirables en las fantasías de Julio Cortázar.

(Sobra decir que cualquiera de ellos ha dejado atrás los tropezones con la sintaxis: me parece lo mínimo exigible).

De Prada es probablemernte lo mejor de que disponemos en el momento presente en cuanto a ocurrencia/invención lingüística, en línea directa desde el mejor Umbral. Ni las imágenes, ni la originalidad inventiva de De Prada se encuentran ahora mismo en NADIE que yo conozca, aunque, claro, es posible que se me escape más de uno, reconozco no estar al día.

Entre los extranjeros "grandes" constato la ausencia en su lista de un narrador tan genial como Céline, aunque su escritura sea deliberadamente entrecortada y torpe. Nada de Thomas Mann, de Aldous Huxley...

En cambio ¿qué pinta en esa lista Richard Dawkins, que es más científico que narrador? Y cuidado, que no se trata de que Dawkins no me guste. Me gusta quizás incluso más que su buen amigo Daniel Dennett, también filósofo y publicista incansable, especialista en inteligencia artificial.

Saludos.

JacoboDeza dijo...

Aurelle, gracias por la aportación. El hecho de que haya ensayistas en la lista, no sólo Dawkins, se explica en el mismo título del blog: esta es una senda de libros, no de novelas, por lo tanto también hablo de la edición y de todo cuanto aparece impreso en páginas encuadernadas y me interesa.

Volveré a tu canon y quizá lo comente en el cuerpo principal del blog algún día, para evitar que tu comentario quede cada día más enterrado. De entrada tengo varias impugnaciones que hacer, pero las escribo cuando tenga tiempo.

Saludos