viernes, 22 de junio de 2007

Mis diez mandamientos de la edición literaria

Más allá del catálogo de una editorial (esto es, de la calidad específica de las obras que ofrece), el oficio de editor es un trabajo que requiere de unos principios escrupulosos para que la bondad de los textos se acompañe también del buen hacer en la composición de los libros. Los lectores impenitentes también somos exigentes en ese sentido, y estos son mis diez mandamientos esenciales para todo volumen de creación literaria:

1. No harás portadas grandilocuentes. Por la tapa se sabe lo que hay detrás: a más color y tipografías más grandes, contenidos menos sustanciales. Una portada debe identificar de manera inmediata la editorial a partir de un diseño reconocible. Hay clásicos rotundos en este sentido (Anagrama, El Acantilado, Tusquets, algo menos Alfaguara) y nuevos que recogen el mismo espíritu (Libros del Asteroide). Pero muchas editoriales jóvenes, para romper esquemas, utilizan gráficos pretendidamente modernos que sólo despistan al lector y jamás logran identificarse como sello.

2. No se deshojarán las páginas en tus manos. Es una vieja acusación contra Anagrama, totalmente infundada. Jamás me ha ocurrido nada parecido, pero veo en el metro a lectores que doblan los libros de tal manera que no me extraña que lleguen a los últimos capítulos con varios fascículos en las manos. Sí me ocurrió alguna vez con Lumen, pero sólo al cabo de dos relecturas. Ciertamente, el hilo cosido ya es casi un anacronismo y casi todos acuden a la socorrida cola de pegar.

3. Harás solapas con información del autor. Y si es posible, con foto. Nada peor que iniciar un libro y no encontrarse con una pequeña biografía y la lista de obras imprescindibles del autor. Es un detalle para el lector, un guiño necesario para decirle que lo suyo no es cosa de un día y que después de ese volumen hay más vida. Es la gran pérdida de todo libro de bolsillo, pero hay un uso muy extendido de la solapa en toda buena colección en rústica.

4. Los libros tendrán tamaños manejables. Otros prefieren tipografías de tipo 12 o 13, con lo cual toda novela extensa se convierte en un inmanejable mamotreto. Siempre preferiré una letra pequeña y un tamaño que se adapte a mis manos y que no me obligue a apoyar el libro en alguna parte para descansar. Hay casos curiosos de crecimiento sostenido, como Planeta: es muy gráfico comparar el tamaño de sus premios desde Terenci Moix hasta nuestros días: cada tres o cuatro años los libros crecían unos centímetros, al mismo tiempo que iba creciendo la insulsez de los textos que contenían.

5. No pondrás los índices al principio. Uno de los mandamientos más vulnerados: hay un contagio extendido entre las editoriales por insertarlos al principio, cuando deben ir irrevocablemente al final. Es un contagio, a su vez, de las revistas de quiosco, que en su caso sí es lógico que mantengan ese orden. Pero un libro no es el Muy Interesante: el lector debe entrar en la obra sin muletas, con el cuerpo liberado y la mente en blanco, sin saber que hay capítulos, partes u otras divisiones, sin conocer la extensión de las mismas, sin intuir el orden impreso por el autor: hay que caminar a ciegas hasta donde nos quieran llevar. Anagrama se mantiene como un mohicano solitario frente al magma invasor.

6. No pondrás las notas al final. Al revés que en el mandamiento anterior, las notas deben ser sacadas de su oscura discriminación en las últimas páginas e incorporadas a pie de página, para que puedan ser leídas (o no) al ritmo de la lectura. Nada hay más engorroso que ir pasando páginas atrás y adelante para recibir más información sobre lo que uno lee. El Reino de Redonda ha caído en este error. [Mención aparte merecen los ensayos, que no se incluyen en estos mandamientos literarios].

7. Dejarás los márgenes superiores limpios. Los márgenes deben resplandecer en su blancura, ya que para eso fueron creados. Varias editoriales inscriben en cada página el título del libro (¡como si no supiéramos a cada rato lo que estamos leyendo!) o el nombre del autor. El Acantilado persiste en este vacuo empeño. Lo único que debe contener un margen es el número de página, preferiblemente en la parte inferior, y nada más.

8. Comenzarás cada capítulo en página impar. Cada capítulo, porque así lo ha decidido el autor, es un alto en el camino, y el editor debe respetar esa banca, esa hamaca colgada entre los árboles, haciendo su trabajo: dando un respiro al libro y dejando (si hace falta) una página par en blanco. No hacerlo también induce a pensar en la tacañería del jefe, que quiere ahorrarse papel.

9. Redactarás con esmero el resumen de contraportada. El clásico en esta línea es Roberto Calasso, creando pequeñas piezas maestras de concisión para resumir el contenido del libro. La información debe ser la necesaria para dotar de una atmósfera apetecible su lectura, apoyándose en la medida de lo posible en la literatura comparada, creando redes con otras obras y añadiendo algunas frases de críticos que ya hayan opinado sobre ella. De todas formas, un mandamiento del lector debería ser no leer jamás una contraportada hasta el final, y comparar así su punto de vista con el expresado en ese texto: un ejercicio muy recomendable.

10. Te mantendrás fiel a tus principios. Cuando una editorial cambia de diseño cada pocos años le está diciendo al lector que su producto sigue las modas y no unos principios creativos establecidos desde el día de su fundación. A lo peor, es una muestra de que el diseño era claramente equivocado. Y nada debe haber más estimulante para un editor que llegar a una biblioteca doméstica y reconocer a simple vista el fruto de su trabajo en las estanterías, por los lomos: prueba fehaciente de que el lector también se habrá mantenido fiel a un catálogo determinado y a una manera agradable de leer.

________________________________________

Las penas de un blogger nica

Entre cuatro y siete horas sin luz a diario. Sin internet dos jornadas completas: un cable roto en la Costa Caribe. Imposibilitado para actualizar el blog, camino hacia la montaña para descansar, leer y escribir. Regreso el jueves 28, si los elementos no impiden mi acceso a la senda.

10 comentarios:

René López Villamar dijo...

La acusación contra Anagrama no tiene nada de infundada. A mi me ha pasado muchísimo, pero sólo con Panorama. Así tengo desojado Leviatán, El diccionario jázaro y 13.99

Saludos

Anónimo dijo...

En efecto, a mí me pasó también con uno de Pombo y uno de Kennedy Toole (si bien ese lo fregó un amigo), aunque ambos títulos en Compactos. En fin, completamente de acuerdo con lo demás, en especial con lo de las notas al final -no hay nada que desaliente leerlas del todo más que esa distribución absurda.

Saludos
Julio.

Anónimo dijo...

En Nicaragua estas reglas deberían ser obligatorias por el estado precario con que se editan los libros.

Yo añadiría alguna regla sobre:

1. Márgenes: he visto libros con unos márgenes tan estrechos que parece que la caja baila sobre la página, y generalmente con el tipo demasiado grande.

2. Tipos de letras. Con la digitalización de todo, parece que se ha perdido el gusto por definir una carácter y una identidad también por los tipos.

En otra ocasión quizá te refieran a las editoriales que tienen más "personalidad" en este sentido.

Saludos.

JacoboDeza dijo...

Renazco por unos momentos de mis cenizas (o sea, salgo del bosque por dos horas y me meto en un cyber de Matagalpa) para agradecer vuestros comentarios.

Al final voy a creer que la caída otoñal de las páginas de Anagrama es cierta de tanto como abundan los fiscales. De los tres libros que menciona René, tengo El diccionario jázaro y resistió el embate que sufrió en su día: y eso que precisamente esa obra requiere de un ir atrás y adelante si se piensa seguir el juego de Pavic. Es raro: ¿será que no abro los libros hasta los 180º o más, como veo que hace la mayoría?. Que eso suceda con Compactos ya me desorientó más, aunque en general no hay libro de bolsillo que resista dos lecturas.

Bastante de acuerdo con las otras dos reglas que se mencionan. Lo de Nicaragua es terrible, incluso los viejos libros de Sergio Ramírez (Tiempo de fulgor, p.e.) no sólo vulneran todo tipo de reglas sino que incluyen flagrantes erratas (tema que ya no he tocado porque en España, y soy benévolo, está bastante superado).

A bote pronto, quizá la editorial Lea se aproxime a la decencia.

Regreso a mi retiro.

YMC dijo...

Sr. Jacobo Deza, este decálogo perpetuaría el modo de beber literatura. Nuestra editorial se empeña en transgredir estos mandamientos (excepto el décimo). Acabamos de enterarnos de esto gracias a usted y hasta parece que ya tenemos uno nuestro (en base al suyo). Un saludo.

JacoboDeza dijo...

Gracias por hacerme partícipe de su existencia, e incluso por ser tan plenamente dadaístas 100 años después. Yo también, en un tiempo, miraba de transgredir todos los mandamientos (o 9 de 10, como ustedes) pero mis arrebatos juveniles ya dieron paso a nuevas etapas de lánguida madurez.

Suerte en su cometido.

Anónimo dijo...

Excelentes premisas, sobre todo la referida a la ubicación de los índices. Ahora bien, una observación: la permanente recurrencia a la cola de pegar para la encuadernación... ¿no puede ser también, acaso, otro signo de "tacañería"?

Un cordial saludo

Kar3d

Karenina dijo...

me encantó eso de mantener al lector caminando a ciegas ;) yotambien soy de la idea que los índices deben ir en la parte de atrás ;).

JacoboDeza dijo...

Creo que tendremos que llevar a cabo una campaña o escribir un manifiesto sobre los índices, ya que son varios los que me dan la razón en esto. ¡Editores, escuchen la voz del lector y rectifiquen!

Anónimo dijo...

Muy interesante lo de los 10 mandamientos, algunos me parecen imprescindibles y se deberían seguir siempre. Me gustaria añadir algo que siempre me produce irritación cuando voy a comprar libros, acabo mareada de tanto girar la cabeza de un lado a otro. ¿Por qué no se ponen de acuerdo las editoriales para escribir el título siempre en la misma dirección, bien de abajo arriba o de arriba a abajo?