sábado, 29 de julio de 2006

La literatura catalana: una panorámica (1)

Le tenía ganas al tema, quizá por mi específica formación en el asunto y por mis dilatadas lejanías del núcleo sentimental; léase: de la patria, como algunos la llaman. Ecs!, como dicen también algunos en mi tierra natal: ¡palabrejas tronadas y decimonónicas a mí! Recuerdo ahora, de paso y sin saber por qué, un divertido y escueto palíndromo con grafía castellana y pensamiento catalán: “España? Psé...” Pero como veo que me estoy poniendo demasiado exclamativo y me salgo de la senda principal, voy al grano directamente.

Aquello que convenimos en llamar “literatura catalana” puede tomarse desde dos ópticas bien distintas: o hablamos de la literatura escrita en lengua catalana, o hablamos de toda aquella producida en el ámbito territorial de Cataluña. Y la distinción no es nada sutil: broncas varias ha habido por saber quién tenía derecho a ir a la feria de Frankfurt, que dedicaba una parte de los cubiletes a su prosa y su poesía: ¿Era Eduardo Mendoza quien debía mostrar sus libros ante el público alemán? ¿O era Baltasar Porcel únicamente quien ameritaba tal privilegio? Y ya no preguntemos si Pere Gimferrer debía presentar tan solo la mitad de su obra en las mesas, la escrita en la lengua normativizada por Pompeu Fabra, y dejar en casa su otro yo; el de Arde el mar, sin ir más lejos. Estas disquisiciones ponen de relieve que lo político ha llenado de betún cualquier intento de establecer una definición lógica y de sentido común, y hay que llevar a cuestas siempre el rictus enojoso del que nos mira con sospecha. Mala papeleta: no es fácil hablar del tema tan solo desde una óptica filológica, e incluso es difícil también hacerlo como un lector que lo único que quiere es sentarse en un sofá, abrir un libro y dejarse llevar, buscando el placer estético y que le cuenten historias solventes.

Me imagino que todavía debe haber entrevistadores que, puestos ante el escritor de turno con la grabadora en ristre, sueltan la pregunta:

-¿Y usted por qué escribe en catalán?

Mientras una frase de este estilo todavía sea inteligible y no muestre la evidente contradicción que conlleva, será una prueba irrefutable de que el problema persiste. Y es que es imposible saber si el listillo busca una respuesta de Perogrullo (con lo cual debería ser despedido de inmediato del periódico para el que trabaja: “Porque soy catalán y es mi lengua habitual”), se hace el listillo doblemente (y no queda más opción que responder con desdén: “Por joder”) o, peor aún, articula las palabras con convicción y cree estar haciéndole un favor a la sociedad: ha descubierto a alguien en falta y le recrimina su atrevimiento. Ante esto, la necesidad de explicarse no por hacer buenas (o malas) novelas sino por escribirlas en determinada lengua críptica sigue siendo un peaje ante la ignorancia del cobrador. Se quejan muchos editores de que las novelas catalanas traducidas al español no suelen tener buenas ventas: supongo que algunas merecen tales niveles de lectura, pero otras quedan afectadas ya de inicio por la nauseabunda igualación entre lengua y literatura minoritarias, y así se entiende que un territorio pequeño debe producir escritores de igual estatura literaria.

No hay duda de que si establecemos una comparación (odiosa, como casi todas) entre la producción en lengua catalana y la que nos llega desde otras lenguas minoritarias del país, lo catalán gana peso. Hay una tradición que nace en la Edad Media y que prestigia lo escrito desde entonces, y pese al batacazo que supuso la por todos conocida decadencia de la literatura catalana en los siglos XVII y XVIII, su recuperación posterior eleva la lengua al grado de instrumento que produce, también, belleza. Pero la normalización lingüística acaecida en los años posteriores al franquismo tuvo un problema de fondo que todavía no ha sido superado: como se trataba de potenciar (ya sea con subvenciones, ya sea con aureolas de prestigio) todo lo que salía de las plumas catalanas, hubo espaldarazos y parabienes hacia cualquier individuo que escribía dos renglones seguidos. Con lo cual, lógicamente, en las mesas de novedades tuvieron lugar batallas que enfrentaban a escasas mentes brillantes con numerosos ejércitos de escribanos a sueldo; o sea, que un Jesús Moncada, por ejemplo, tenía que vérselas con los quilos de papel que las muchas maripausjaners y las mujeres (¡y los hombres!) que hay en ellas iban esparciendo por el territorio. Las novelas catalanas se multiplicaron por cien, con la consiguiente invasión de folklorismo y costumbrismo que escaló posiciones con el cheque en el bolsillo.

Al final el público tuvo que abrirse paso a machetazos por esa senda y buscar lo sobresaliente entre tanta hojarasca. Omito añadir que esa hojarasca baña los caminos de cualquier literatura mundial, pero en el caso específico de Cataluña se había pagado a los árboles para que dejaran caer esas hojas secas: he ahí la gran diferencia.

Este domingo me pongo a leer el penúltimo boom de la literatura catalana, por curiosidad y también por cierta vocación de estar al tanto. Lo comentaré en su momento, así como abriré otro capítulo para poner nombres y apellidos a esta historia.

10 comentarios:

Portnoy dijo...

Léete el artículo de Cercas hoy en la revista de El País: Habla sobre el tema a propósito de lo conveniente o no de la elección de Montilla como candidato a la presidencia de la Generalitat.
El problema es, según lo veo: ¿aceptan los catalanoparlantes el bilingüismo como identidad cultural de Catalunya? ¿aceptamos los castellanohablantes, en otros ámbitos charnegos, la importancia del catalán como lengua y la necesidad de su supervivencia (pero tampoco empleando una discriminación positiva)?
La literatura nada tiene que ver con la realidad, pero los literatos no pueden dar la espalda a la realidad. Todos los planes de catalanización se han visto desbordados: Discutir sobre quien tiene la pureza lingüística necesaria para representar a la "cultura catalana" en Frankfurt es uan estupidez sino se clarifica antes que se entiende o que se quiere entender como cultura catalana, si bien algo exclusivo o bien algo que surge de la sociedad catalana.
En fin, es un tema muy complicado y por muchos puntos de vista que adoptemos los sectores más cerriles acabarán obteniendo su porción de razón, otorgada a causa de esa discriminación positiva.
La trealidad, como siempre, irá por otro lado.
Un saludo

solodelibros dijo...

Como dice Portnoy, el problema y su solución viajan por caminos diferentes. La necesidad de una expresión en una lengua propia y autóctona no parece compatible con esa discriminación positiva que tan a gala llevan algunos últimamente. El asunto es complicado, requiere tiempo y, lo que es peor, muchas dosis de sentido común, algo de lo que carecen casi todos los políticos y, por desgracia, muchos españoles.

Anónimo dijo...

Buenas, recién llegada a su blog que me parece que me va a gustar mucho. Yo creo que la discusión sobre Frankfurt es falsa y provocada. La literatura es de la lengua en la que está escrita, no creo que nadie discuta que Simenon es literatura francesa (aunque sea belga) o que Ausiàs March es literatura catalana (aunque sea valenciano), por lo mismo que nadie discute que Marsé es literatura española (aunque sea catalán). Y punto. Por cierto, al señor solodelibros, ¿Por qué el catalán es "autóctono" y el español o el alemán no?

JacoboDeza dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Portnoy, no tengo acceso ahora a ese artículo de Cercas y no sé si hay manera de encontrarlo colgado en algún lugar. La discriminación positiva, a mi modo de ver, puede tener alguna razón coyuntural después de 40 años de que una lengua haya sido proscrita en su uso social y cultural. Para recomponer una situación previa y para salvaguardar un bien cultural (para mí la lengua lo es, además de instrumento de comunicación) tiene razón de ser, pero no como una política establecida que, a la larga, lo único que provoca es la aparición de numerosos parásitos nacidos al amparo de las subvenciones.

Y es cierta esa esquizofrenia que existe entre las distintas acepciones del sintagma "cultura catalana". Nada tiene que ver el concepto de cultura catalana para un habitante de la periferia de l'Hospitalet que para un individuo que vive en el centro del Berguedà: Y los dos tienen la misma razón, puesto que ambos viven en el mismo territorio, comparten instituciones, siguen un mismo modelo educativo, y un largo etcétera de similitudes, aunque uno escuche flamenco cada noche y el otro sólo rock en catalán, y uno se comunique habitualmente en lengua española y el otro en lengua catalana.

Yo en general también me inclino por considerar que "la literatura es de la lengua en la que está escrita", pero aunque Marsé sea literatura española, no se entendería su obra de manera cabal sin el contexto en el cual él habita, que no sólo es el europeo o el español, sino el más concreto de los catalanes que nacieron (su generación o la anterior) fuera de Cataluña y que habitan barrios enteros de Barcelona, y que conforman (cómo no) también un porcentaje importante de la cultura catalana.

Javier dijo...

Por una vez y sin que sirva de precedente, estoy de acuero con Jacobo. Hay que distinguir entre cultura y literatura. Cultura catalana lo es tanto la Passió de Esparraguera como los tarantos que canta Mayte Martín. ¿Podríamos decir que Gil de Biedma, Montalbán, Goytisolo, Peret (por poer a un cantante), etc no son cultura catalana?. ¿Los textos que escribió Carner en México en castellano o en Bélgica en francés no forman parte de la cultura catalana?. Ahora bien, estoy de acuerdo que la literatura está pegada a la lengua en la que se creó. Lo de Frankfurt puede parecer la típica pelea politizada, pero los argumentos de los que defienen que, siendo Catalunya invitada, vayan textos en catalán solamente, son coherentes. Se trata de aprovechar la oportunidad de enseñar al mundo una producción en una lengua que no tiene oportuniades de conocerse como lo es la castellana. Los Mendoza, los Cercas, los Zafón y sus potentes editoriales, ya están presentes en todas las ferias de Frankfurt todos los años, los escritores en catalán quizás sólo tegan esta oportunidad de ir. Eso pienso yo, un catalán bilingue pero que tiene el castellano como lengua materna, y el gallego, para complicarlo más. Saludos.

Anónimo dijo...

Enjoyed a lot! Long beach cosmetic surgeon Provigil coupon Sex waitress Fioricet dilaudid oxycontin and interactions http://www.dishwashers-comparison.info Discount womens ferragamo shoes Elevated liver levels while taking lipitor viagra on-line Through my shirt Play free online fishing game Nine west discontinued watches creditcard bacarat Tomlinson refrigerator trazodone antidepressant Picture of nissan truck Kitchen outlet stores+clear dinnerware sauna hut

Anónimo dijo...

Very cool design! Useful information. Go on! film editing schools

Pandora jewelry dijo...

I like you blog !

willy dijo...

To start with I would like to congratulate the creators of this blog, mainly because when I read it I enjoyed it very much.A few years ago I attended a conference called guanacaste costa rica real estate, at that conference had many interesting topics. Perhaps readers may find no relationship between the blog and this conference, but if someday can attend,would realize that there is much to do with this blog.

Steve dijo...

Hello .. firstly I would like to send greetings to all readers. After this, I recognize the content so interesting about this article. For me personally I liked all the information. I would like to know of cases like this more often. In my personal experience I might mention a book called Generic Viagra in this book that I mentioned have very interesting topics, and also you have much to do with the main theme of this article.