jueves, 5 de enero de 2006

Names, names

Ha sido también el año de la generación Granta: casi todos han publicado novedad en 2005, por lo que si hablamos a nivel nacional, quizá los británicos han sido el grupo de moda. Bien publicitados, han tenido a sus primeros espadas en cualquier lista de éxitos: Ian McEwan ha triunfado en Estados Unidos, en España se ha vendido bastante bien lo último de Ishiguro o de Amis... Hasta que llegó Rushdie. Todavía me recuerdo adolescente, cuando compré un ejemplar de Los versos satánicos (el de tapa azul con una estrella en las primeras páginas, cada punta de la cual era el nombre de una de las editoriales que lo habían coeditado solidariamente) y lo fui paseando esa misma tarde por mi pueblo, bajo el brazo pero procurando que fuera bien visible el nombre del autor. Era la manera de mostrar también mi apoyo al escritor, y por qué no, de ofrecer mi mejor imagen intelectualizada de joven con pantalón raído y tomazo literario. Con guiño antifundamentalista, claro. No lo pude leer del todo: era un libro complejo y quizá con comprarlo ya había cumplido con mi laica misión de lector comprometido. Ningún otro libro suyo posterior consiguió entusiasmarme, hasta que he ido recibiendo las primeras críticas de amigos lectores y de críticos fiables sobre Shalimar el payaso. Creo que será compra obligada, y uno de los momentos importantes de este cambio de año. Para el 2006 espero con cierto interés lo nuevo de John Banville, The sea.

¿Y qué decir de Houellebecq? Me atrae el odio que suscita: a estas alturas del partido, que un escritor genere tanta bilis y tanta tinta tonta también es de agradecer. Su salto a Alfaguara era de cajón, pues un escritor mediático merece la multinacional más potente, y estoy seguro que en pocos meses llegarán ejemplares a Nicaragua, cuando ya se salden los volúmenes no vendidos en otras partes. Asumo que con Plataforma llegué a pensar en un nuevo hallazgo literario que perduraría, pero esta isla posible me temo que sea un bluff de nuestro engreído particular. El análisis de la portada original destaca su fealdad: pero sobretodo el aburrimiento de un crítico que encontró el libro tirado en un banco de un parque.

Otro grande, Roth, que no necesita tantos aspavientos, ha vuelto con La conjura contra América, y un texto certeramente publicado en el blog de Portnoy sobre su génesis. Vale la pena copiar estas palabras: "El libro arrancó de manera inadvertida, al modo de un experimento improvisado. No lo tenía en la cabeza ni era el tipo de obra que pretendía escribir. El tema, por no hablar del método, jamás se me habrían ocurrido por mí mismo. Con frecuencia escribo sobre cosas que no acontecieron, pero nunca sobre hechos históricos que no tuvieron lugar". Y Coetzee, cada vez más impactante y más auténtico, de quien Lukas ha ido dando destellos en su blog. Cada vez se me hace más improrrogable penetrar en su cosmovisión de esa Suráfrica tan cruda y tan real, con una prosa concisa hasta lo indecible.

He visto en las listas a Murakami, aunque me descorazonó una entrevista que publicó "La Vanguardia" hace un tiempo. Dijo: "Me gustaría reflejar el vacío del consumidor y la abundancia espiritual, escribir sobre eso tiene bastante sentido". Uf: no sé, en cambio, si leer sobre eso tiene mucho sentido. Y también: "Cuando escribí Tokyo blues sucedió exactamente la misma cosa. El único trabajo era perseguir sus voces. Fue divertido. Me gusta creer que soy bastante bueno en eso". Felicidades, maestro.

________________________________________

Es hora de irse a la montaña: todo el mundo regresa a sus puestos, y este lector peregrino huye a las nieves por unos pocos días. Después de la hibernación resucito en Madrid: desde allí les cuento algo.

7 comentarios:

Raúl dijo...

Carlos Marzal, difiero de su comentario, si que tiene aura mediatica (no es un poeta desconocido y es eso lo que le ha valido para poder publicar un tocho de 800 paginas, algo impensable en la novela hispana reciente)

un saludo, raulperezcobo.blogspot.com

Portnoy dijo...

Tengo a Shalimar en la mesita de noche esperando turno... Coetzee y Ishiguro... la verdad, no doy abasto... podrían parar de escribir durante una temporada a ver si consigo ponerme al día.
En fin... un saludo.

lukas dijo...

Libros, casi todos, que también me esperan..., por de pronto, me meteré con el de Murakami, "Tokyo Blues", así que ya contaré... Después vendrá Coetzee, si no pasa nada entre medias. Es verdad que esta gente escribe más de lo que somos capaces de leer, nosotros humildes lectores... Houellebecq es el que menos me motiva, la verdad. Le he echado el ojo al autor de "El transformista", que podré leer en el original..., antes de "Leila.exe".

Anónimo dijo...

best regards, nice info Cooking in ohio school topamax as mood stabilizer order butalbital prescription price sd padres baseball tickets online butalbital apap get butalbital online butalbital apap free shipping mercedes ram air intake how to lose body fat in a wheelchair free game of roulette Home mortgage calculator colorado Bespoke jewelry boxes http://www.salvage-sc-lexus.info/butalbital-pregnancy.html Wall gas ovens

Anónimo dijo...

Enjoyed a lot! http://www.sports-gambling-3.info/Bingohallscolumbusohio.html bingo tournments Mccomb mississippi wal-mart tire Adult contact site stories Driver hp printer Paxil sleepy Teenagers blowjob care bear sweaters http://www.cartridges-7.info/256-sdram-memory.html

Anónimo dijo...

Very nice site! hairy pussy Machine online slot strategy Article medical malpractice diet pill Hot chicks taking craps Search engine positioning firm niue new york liposuction 1979 jeep cj5 Contact lens perscription celexa Online craps casino review

abigail dijo...

Hi Nice Blog .At Bingo online games site is seen as socially acceptable even though it is technically gambling. From the point of view of many players it is not seen as gambling at all but rather as more of a social gathering online that just happens to have bingo as the catalyst for a common interest.