jueves, 3 de diciembre de 2009

El arte gratuito de la queja

Los blogueros con la ministra. Una noticia, sin duda. Sentados en la misma mesa y negociando sobre derechos de autor. Pero hay en todo este burumbumbum algo que todavía no entiendo y que, evidentemente, se debe a mi limitada capacidad de entender ciertas cosas (la misma limitación que me impide apreciar que los cientos y miles de lectores de Pacheco existían antes del 30 de noviembre, tan callados ellos y tan excitados ahora).

En primer lugar, cada creador decide el uso que le va a dar a su obra: o mantenerla en un cajón bajo llave o entregarla a la imprenta. Léase aquí “imprenta” como cualquier otro medio de difusión que ponga en nuestros ojos el resultado de su esfuerzo, e internet es el más reciente. En ese momento, el autor sigue siendo dueño de la obra, hasta que las leyes no demuestren lo contrario. Pero el autor, como este servidor, puede decidir que su esfuerzo pase a ser público y que pueda ser distribuido y copiado libremente: el dogma de este blog lo anuncia muy claramente desde la columna derecha. Esta es una decisión unipersonal, y no crea jurisprudencia. Lo legalmente establecido es que la obra pase a ser protegida por unos derechos y que nadie pueda usarla sin consentimiento del dueño.

La gran diferencia entre mi caso y el de, pongamos, Javier Marías, es que yo no vivo de escribir entradas en mi blog. Mi sueldo me llega por otras tareas, y no pierdo ni gano nada con ofrecer mi escritura (¡mi talento, babies!) a cuanto internauta pase por aquí. Creo que entre blogueros es bueno que haya intercambio permanente, sin límites doctrinales o legales, siempre y cuando uno no decida dedicarse a esto y haya alguien que se lo subvencione o promocione.

En mi blog casi nunca copio textos completos ni enlazo vídeos o canciones. Como mucho, citas escuetas para ejemplificar alguna tesis. Parto de la teoría de que si decido crear un blog es para ofrecer material original, salido de mi mente, y no para reproducir lo que por otro lado ya se encuentra en el mercado, previo pago. Cualquier otra postura me parecería un engaño al lector.

Es por todo ello que leo y releo el manifiesto de un grupo de internautas y no entiendo su prosa esterilizada. El punto 7, por ejemplo:

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

¿El saber humano libre? ¡Las cosas que hay que leer! Imagino que mis conocimientos entran en ese saco generalista del “saber humano”, pero sólo puedo ser yo, como creador personal de mi trabajo, quien decida si dejo caminar mis saberes por libre o cobro por ello. Qué manía la de considerar que todos formamos parte de un gremio, llámese Humanidad o Sindicato, y que otros hablen por mí.

El saber humano nacido por y para internet es un asunto, pero otro asunto es el de obras de distintos géneros que acaban aterrizando en la red por obra y gracia de la copia. ¿Hablamos del mismo saber? ¿La distribución abierta y decidida por mí de La senda de los libros es la misma que la distribución de Tu rostro mañana escaneado? ¿Cuál es la queja, que me pierdo?

Otro tema distinto es el de la industria cultural, de la que se habla en el punto 5 del manifiesto. Ciertamente, o se adapta a los nuevos tiempos o lo tiene crudo. O sea: o distribuye y vende la creación en nuevos medios y formatos, o alguien con más visión de futuro se comerá el negocio. Pero el negocio no se perderá en ningún caso, por mucho que pateemos y exijamos ahora leer, escuchar y ver gratis. Yo seguiré pagando con gusto al que me ofrezca su arte, más que nada para que no deje de ofrecérmelo hasta el día de su muerte. Y, por encima de todo, porque si hemos decidido vivir en una sociedad capitalista de consumo, no hay otra salida que tirar de la tarjeta de crédito.
______________________________

La muerte de Milorad Pavic, o el escritor que entendió que el futuro de la novela también estaba en internet antes de que se inventara internet.

7 comentarios:

Sosa dijo...

Y dale con lo mismo: los cientos y miles de lectores de Pacheco existían antes del 30 de noviembre no estaban antes "excitados" porque ¿habia necesidad? Cuando a alguien le dan un premio asi sucede. Mira que eres cabeza dura, y sumamente envidioso. ¿Tu pais ha dado a más de un escritor trascendente? jajajaja

Tienes muchas limitaciones, cierto. Tu lo dijiste, y te apoyamos.

Eres una persona nada grata, todo criticas. Cansas, eres el prototipo de persona amargada. Leer tus notillas en este blog basta para darse cuenta.

JacoboDeza dijo...

Lo mejor de todo es que haya personas como usted que, aunque les indigeste cada notilla, siguen pasando por aquí y las leen. Es admirable su tenacidad, aunque ello no le cueste ni un euro de su bolsillo.

Pero no se preocupe: siempre nos quedará Pacheco, a usted y a mí.

Folken dijo...

Genial comentario al manifiesto.

Laura dijo...

No me queda más remedio que correr a leer Pacheco!!!
Comparto la visión realista del post :
o los autores cambian, se amoldan o los distribuidores, editores, marchands, etc se los comerán crudos.
Aquí estamos y la sobrevivencia de un artista está marcada por las leyes de mercado, puesto que acabamos con la concepción romántica, decimonónica del artista incomprendido, alcohólico que muere en la miseria....
Basta de pavadas, esto es el siglo XXI , el de internet y las tarjetas de crédito, así que disfrutemos de ello. Una prueba es el rico intercambio a través de las huellas.
Bueno, voy a buscar a Pacheco...

JacoboDeza dijo...

Laura: entre tanto ruido en el ambiente, la habilidad consiste en separar grano y paja. Entre la Ministra y los Twitters hay un espacio considerable de acuerdo, llamado realismo. Ni puertas en el campo (cierre de webs) ni anarquía burguesa (música gratis pero que a mí me llegue el sueldo cada mes a la cuenta...)

!De esta vamos a salir todos pachequistas!

Folken: inmerecido adjetivo, y usted es el primero que lo sabe.

Saludos

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI dijo...

Perdonad la invasión
Uníos si os apetece a esta iniciativa y pasadlo:
EL DIA 13 DE DICIEMBRE ANTONIO MACHADO RECITA Y HABLA EN LA RED
Copia un poema o un texto de Antonio Machado, o escribe sobre él, en tu blog, el día 13 de diciembre. Consigamos una jornada machadiana masiva en la red el día 13 de diciembre

Lola Torres Bañuls dijo...

Me gusta este blog.
Acabod e aterrizar y si me permites lo enlazo con el mío para poder llegar con más facilidad.
Si Internet esta modificando muchas cosas.